DOLOR DE ESPALDA (ANATOMÍA I)


¿Quién no ha sufrido, alguna vez en su vida, un dolor de espalda?


Esta dolencia tan extendida se ha visto agravada por el estado de confinamiento: muchas horas en casa, aumento del sedentarismo, falta de movilidad, malas posturas, aumento del teletrabajo y de unos estados emocionales que se pueden reflejar en desequilibrios que lleven a un dolor muscular.


En distintas entregas vamos a profundizar en todos los aspectos relacionados con los dolores de espalda. En primer lugar vamos a hacer un repaso por su anatomía para entender qué estructuras musculoesqueléticas pueden verse afectadas y la relación que existe entre distintas partes de nuestro cuerpo a través de ellas. También veremos las distintas causas de estos dolores y su afectación a distintas zonas de nuestra espalda. Además analizaremos como la disfunción de ciertos órganos puede desencadenar una serie de síntomas que terminen con una dolencia en la espalda.


ANATOMÍA


La columna vertebral


La columna vertebral tiene una enorme importancia ya que por su interior se extiende la médula ósea a través de la cual nuestro cuerpo es inervado a nivel motor y sensitivo; además nos proporciona la capacidad de andar de forma erguida.


1. Visión posterior columna vertebral

Las raíces nerviosas que se dirigen a la musculatura y órganos, salen por unos conductos entre las vértebras. Por lo tanto, nuestra columna tiene que combinar una gran fortaleza para proteger estas raíces nerviosas con una gran flexibilidad para posibilitarnos el movimiento en muchos planos.


La columna vertebral está conformada por la unión de vértebras. No todas las vértebras son iguales aunque tienen características parecidas. Entre cada una de las vértebras tenemos un disco. Estos discos tienen una parte externa fibrosa y una zona interna gelatinosa que le permite adaptarse a los movimientos y presiones de la vértebra y a la fuerza de la gravedad. En las dolencias de espalda va a tener mucha importancia la relación entre las vértebras, los discos intervertebrales y el desgaste que el tiempo, las posturas y la actividad física van a producir en ellos.


2. Partes de una vértebra (imagen procedente de Human Anatomy Atlas)

Para ampliar la información sobre la columna y en concreto sobre las vértebras dejo un video de Leonardo Coscarelli.

La columna vertebral se divide en: columna cervical, columna dorsal, columna lumbar y la zona del sacro y coccix.


La espalda comprende la columna dorsal y lumbar.


3. visión lateral y posterior columna vertebral

La columna dorsal está compuesta por 12 vértebras a las que se articulan las costillas. Es una zona de poca movilidad y que tiene como principal función la protección de la zona visceral.

La columna lumbar está compuesta por 5 vértebras. Son las vértebras más grandes ya que esta zona de la columna es la que más peso sostiene. Permite una gran movildad a todos los niveles.


Como se puede ver en la lámina 3, en la visión lateral de la columna, distinguimos una serie de curvas que en la zona dorsal se va a denominar cifosis (curva convexa vista desde atrás) y en la zona lumbar lordosis (curva cóncava vista desde atrás). Estas curvaturas permiten que podamos andar de forma erguida. Debido a la bipedestación y a la fuerza de la gravedad, junto con otros factores, la columna va a sufrir un gran desgaste que puede llevar a problemas de movilidad. Este desgaste es inevitable, pero si cuidamos adecuadamente nuestra espalda podemos mantener su función a lo largo de toda la vida.

La columna dorsal y lumbar forman el eje óseo central de la espalda. Las costillas, que son doce pares, se articulan a las vértebras dorsales formando un cajón y las escápulas definen, a cada lado de la zona dorsal la anchura de la espalda a nivel óseo.

4. Visión posterior esqueleto óseo espalda

Tenemos pues una estructura ósea que cumple funciones tan importantes como proteger la médula espinal, proteger los órganos de la zona pectoral, ser la base de sostén del cráneo y permitir la movilidad además de trasladar y soporar todas las presiones que ejerce la gravedad.


Esta estructura ósea está unida a través de un complejo sistema de ligamentos, músculos y tendones. Además de unir las estructuras ósea estos sistemas permiten su posición erguida y su movilidad, además de servir para limitar el movimiento de manera que todas las articulaciones se mantengan dentro de un rango determinado para que no se produzcan luxaciones, ni lesiones.




5. Visión posterior zona lumbar y cadera

Como cualquier otra parte del cuerpo la espalda no es una estructura aislada, sino que su buen funcionamiento depende del equilibrio del resto del cuerpo. Está relacionada directamente con la cadera, a través del sacro y por la musculatura, tendones y ligamentos que la unen a ésta.


En el siguiente artículo repasaremos el sistema muscular, tendinoso y ligamentario de la espalda para posteriormente explicar las distintas dolencias y recomendaciones para prevenirlas y aliviarlas.

4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo